María Nuñez – alumna del curso de iniciación

Salí encantada del taller, no solo por el lugar tan acogedor, sino también por lo que transmites tú. Para enseñar hace falta amar lo que haces y ser auténtica y la verdad que cumples con las dos